La planificación como herramienta estratégica para el desarrollo empresarial

Lo estratégico de la planificación dentro de las empresas se centra en buscar un método mediante el cual se pueda conseguir cumplir la armonización de sus procesos internos, entendiendo que las organizaciones se constituyen como un cuerpo sistémico. Uno de los detalles que es un denominador común dentro de las empresas, es creer que la planificación se resumen a programar o calendarizar actividades y tareas para luego evaluar la eficacia en su ejecución.

Sin embargo, creemos que el poder de formular una planificación efectiva se divide en dos aspectos fundamentales: el primero, consiste en determinar el alcance de la empresa, sus motivaciones y las características diferenciadoras de sus competidores. Es importante desde el punto de vista estratégico, ya que a partir de esa determinación se deriva la misión y visión de una empresa, pero aún más importante es postular sus valores y objetivos a largo plazo.

En cuanto a los valores de la empresa tenemos que decir que es el vínculo afectivo de los colaboradores con la empresa, pero también es el medio por el cual los clientes se conectan de manera emocional con los productos y servicios ofrecidos. Por otro lado, los objetivos a largo plazo ayudarán a buscar el norte a seguir, con la finalidad que la organización establezca su direccionalidad de desarrollo.

En muchas ocasiones encontramos pequeñas empresas donde su crecimiento ha sido exponencial, dado que han podido establecer estos criterios. Sin embargo, uno de los problemas frecuentes es que se deja a un lado la permanente revisión de sus propósitos empresariales y en consecuencia de sus objetivos, dado que una expansión empresarial lleva consigo cambios en la planeación estratégica.

Es importante esta distinción a la hora de realizar la planeación estratégica, así como evaluar los indicadores de gestión, tanto de ejecución de actividades como de recursos financieros, sin dejar de lado el marco referencial que permita evaluar cuáles son los avances alcanzados para un ejercicio determinado.

El segundo aspecto que para nosotros es de gran importancia, va enfocado hacia quienes tienen la responsabilidad de construir estrategias capaces de lograr los objetivos empresariales antes planteados, a quienes de alguna forma u otra están involucrados y hacen posible la plena operatividad de la empresa, es en estos espacios donde se proponen los objetivos departamentales y posteriormente la asignación de tareas a cada uno de los colaboradores que las conforman. Desde el punto de vista operativo, toma relevancia debido a que se van formando conexiones neurodepartamentales e  interdepartamentales, es decir, la necesidad de dependencia departamental con el propósito de remar en una sola dirección. Son esas conexiones las que harán que surjan nuevas formas de gestión empresarial y evidencian la importancia de construir procesos armónicos.

Generalmente son los mandos intermedios o Gerentes quienes se encargan de formular la planificación departamental. En este particular hay que hacer un par de consideraciones que desde nuestro punto de vista pueden marcar la diferencia: la primera, es que en aquellas empresas donde hay alto nivel de rotación del tren gerencial es casi imposible darle continuidad al plan, dado que cada profesional aun cuando tenga las características técnicas similares, observan los fenómenos departamentales de manera distintas. Otra de las consideraciones de importante relevancia y visto los cambios de la gestión organizacionales emergentes, es poder contar con el apoyo de quienes día a día hacen posible la operatividad empresarial. Entendiendo que la suma de los logros alcanzados no es de un directivo o un gerente, sino de la organización que lo respalda.

Lo antes planteado toma especial importancia en el momento de ejecutar la planificación, debido a que la organización en su conjunto esta insertada en actividades y tareas. Además supondría que las desviaciones que presente el plan deben disminuir. El posible lector deduciría que los objetivos departamentales son lo que contribuyen en gran medida a alcanzar los objetivos organizacionales, y una vez alcanzados se podrá estudiar la factibilidad de incorporar en nuestra empresa nuevos retos de expansión.

Lo interesante de todo, es determinar el gen de la creación y constitución de la empresa, de ello deriva el propósito de existencia para darle sentido de manera sistemática a lo que ofrecemos como una alternativa de satisfacción de necesidades.  En la planificación estratégica encontrarás la manera de priorizar, ordenar y vislumbrar un horizonte empresarial más claro con alta posibilidad de minimizar riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *